Biohackers han diseñado y construido un disco duro en red, para ser implantado vía subcutánea en el cuerpo humano

Los biohackers dieron un pequeño pero importante paso hacia la distopía de ciencia ficción representada en Johnny Mnemonic de William Gibson. En esa historia corta en 1981 y un éxito en taquilla de Keanu Reeves del mismo nombre.

Gibson imagina un futuro cercano en el que la tecnología se ha desarrollado hasta el punto en que los humanos pueden borrar sus recuerdos y reemplazarlos con datos y archivos que puedan o accedan a ellos mismos. En un mundo futurista, sucio y desordenado plagado de mafiosos de Yakuza, a las personas se les paga por usar sus cuerpos para enviar información por correo.

Este colectivo de biohacking Four Thieves Vinegar no ha descubierto cómo imitar el escenario de transferencia de datos de memoria que conjuró Gibson, aun que han construido un dispositivo para permitir a las personas almacenar y trasferir datos de forma inalámbrica en sus cuerpos.

Este grupo de biohackers, utilizando piezas listas y esfuerzos enfocados diseño y construyo un disco duro en red, recubierto de una resina biosegura, para ser implantado vía subcutánea en el cuerpo humano. Se alimenta por una batería externa que se conecta al dispositivo a través de una bobina de inducción, y su capacidad de almacenamiento esta limitada debido al tamaño de la tarjeta microSD, Michael Laufer quien fundó Four Thieves Vinegar, lo nombro como el Pegleg.

Este 8 de agosto, en un quirófano dentro de la pequeña casa, los pacientes recibieron la segunda versión de este implante, este grupo de biohackers comentan que es el primer disco en red subcutaneo en el mundo.

¿Que es el Pegleg?

Laufer lo llama el Pegleg porque “es lo que queda del pirata”.

La versión original de este implante fue el resultado de un sprint no planeado de piratería de hardware de 3 días en el que el y sus compañeros, participaron a principios de este año en el implante anual, enfocado en el biohacking confab Grindfest.

Laufer comenta que había dejado en casa accidentalmente un disco portátil en red conocido como PirateBox en el Grindfest del año pasado. Este PirateBox era un antiguo enrutador de Wi-Fi portátil TP-Link que estaba cargado con el software de código abierto que alimentaba a este dispositivo. Las características de este dispositivo incluyen mensajería directa, chat y uso compartido de archivos entre los usuarios que se conectan a el.

La red malla es el verdadero atractivo del Pegleg para los biohackers y personas que modifican sus cuerpos con implantes ciberneticos.

Laufer

“Se imagina que todos los que tienen una computadora portátil, computadora o teléfono celular se convierten en un nodo de una red de malla, podemos eliminar Internet”. “Toda nuestra comunicación puede suceder de manera orgánica”.

Laufer

Un participante del Grinfest se acerco y pregunto a Laufer si su PirateBox podía convertirse en un implante, rápidamente el equipo de Laufer comenzaron a quitar muchos de los componentes (como conector de Ethernet, puertos USB, conector de alimentación, batería y la carcasa) en un intento de hacer una versión mucho más pequeña como para ser implantado en una pierna o brazo humano.

Este participante con nombre de Lepht es la primera persona en optar rasgos distintivos radicalmente autoexpresionistas de la comunidad, con implantes que incluyen RFID, electroimanes y otros dispositivos de control informático a pequeña escala.

El 6 de mayo, después de los tres días de piratería intensa de hardware y software en Grindfest, Lepht se acomodó en la silla de la sala de operaciones en el quirófano quirúrgico en el garaje de Tibbets. Tibbets hizo una incisión, creó un bolsillo entre la piel y el músculo, deslizó el Pegleg y cosió el brazo de Lepht, convirtiéndola en la primera persona en recibir el implante de Pegleg. Lepht luego condujo a LAX y voló de regreso a su casa en Birmingham, Inglaterra, a través del aeropuerto de Heathrow. Según Laufer, el implante de Lepht no activó detectores de metales en ninguno de los aeropuertos.

Pegleg versión 2

Está construido en una Raspberry Pi Zero W, y como las computadoras portátiles lo suficientemente pequeñas como para ser insertadas debajo de la piel, es relativamente grande. Tiene 2,56 pulgadas de largo, 1,18 pulgadas de ancho y 0,196 pulgadas de grosor, aproximadamente del tamaño de una mini barra de chocolate Hershey.Está construido

Pegleg, la próxima generación….

Para hacer Pegleg v2, Laufer y su equipo eliminaron del Raspberry Pi ambos conectores Micro USB (uno para alimentación, otro para datos), el conector Mini HDMI y el conector de la cámara. Luego se soldaron en un segundo chip Wi-Fi para permitirle transferir datos a otro Pegleg y permitir que otros dispositivos se conecten a él, así como una bobina de inducción para permitir que sea alimentado por una batería inalámbrica que descansa en un brazalete deportivo contiguo o bolsillo para pantalones. Permitieron Bluetooth para una funcionalidad futura, insertaron una tarjeta microSD de 512 GB para almacenamiento y actualizaron el firmware. Finalmente, recubrieron el dispositivo pirateado con una resina acrílica biocompatible para evitar que interactúe con el cuerpo del receptor y para difundir el calor que emana.

Mas información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: